viernes, 11 de marzo de 2016

LA REGLA DE ORO

Dicta la Biblia que no debemos hacer a otros lo que no nos gusta que nos hagan. Esto también aplica cuando hablamos de respeto. Lo que en la Biblia encontramos es DOCTRINA, enseñanza. Cada creyente basa sus prácticas en ella pero, puede llegar a conclusiones DIFERENTES de otros cristianos. Por ejemplo: la Biblia habla de "alabar" a Dios. Cada creyente desarrolla la práctica  de acuerdo a lo que asume, le hará cumplir con esta ordenanza. Debemos respetar eso y, si nuestras costumbres no son como las de otros creyentes, aceptemos esto pero no iniciemos guerras "santas" para defender posiciones que NUNCA SERÁN ACEPTADAS.

Pero.... Cada creyente es RESPONSABLE de desarrollar su COSTUMBRE de tal forma que agrade a Dios tal y como la Biblia lo enseña. Yo puedo "alabar" a Dios como quiera pero, cuando ya lo hago en la carne o, cuando dejo que prevalezcan las emociones, entonces MI COSTUMBRE NO AGRADARÁ A DIOS AUN CUANDO ESTE BASADA EN LA DOCTRINA.
Tengamos cuidado con esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario